0 comentarios / Publicado en por Duván Web Creativa

Después de la playa o la piscina, debemos tener en cuenta algunos aspectos para evitar que nuestro traje de bañe se destiña, se vuelva “motoso” o pierda detalles de su pedrería.  A continuación, te dejaré unos truquitos para que tus prendas veraniegas permanezcan intactas por muuucho tiempo. ¿Estás lista? ¿Segura? Vale, vamos a ver de qué se trata

1. Cuidado con el cloro
Si tienes acceso a  la manipulación del agua de la piscina o jacuzzi, revisa frecuentemente su contenido de cloro y procura que sea la cantidad mínima posible, por salud y porque el exceso de este componente puede malograr la licra del traje de baño, su color y su forma.

2. Aléjate de las superficies ásperas
Rozar o sentarse en baldosas o bordes ásperas aumenta las probabilidades de rasgar la textura suave y fina del traje de baño.

3. ¡Ojo con la aplicación de bronceadores y aceites!
Los cosméticos de piscina y playa hay que usarlos con mucho cuidado, teniendo en cuenta no manchar tu vestido de baño. Si esto sucede, asegúrate de enjuagar y lavar el traje de baño inmediatamente.

4. Agua fría después de usarlo
Este truquito ayuda a retirar los excesos de cloro, arena, cosméticos, aceites etc.  Es una rutina obligada antes de lavarlos.  Ten en cuenta no dejarlos indefinidamente en remojo.  Con 30 o 40 minutos es más que suficiente.

5. Qué viva el lavado a mano y el secado natural
Si ya sé que las lavadoras y las secadoras son una súper ayuda y un desembale impresionante, pero no, cuando de ropa delicada se trata, ni la opción de lavado suave sirve, porque los vestidos de baño son prendas súper delicadas, con detalles hechos a mano que se merecen el mayor cuidado, así que después del remojo, lo mejor será cambiar el agua y aplicar jabón para prendas delicadas, lavar con cuidado y tender a la sombra hasta que se sequen.

 6. Bolsas plásticas
Guardarlos mojados en bolsas plásticas hará que probablemente se mezclen los colores o que dañe otras prendas que guardes allí. En lugar de esto, envuelve cada traje de baño en una toalla y de ponerlo en remojo en el menor tiempo posible. Luego una vez seco guárdalo en una bolsa con cierre hermético para conservarlo mejor en tu armario.

 

¿Te gustaron estos consejos? ¡Manos a la obra! A cuidar tus vestidos de baño para el próximo viaje.

Si te gustó este artículo compártelo y enseña a otras chicas como tú a darle el mejor trato a tus Vestidos de Baño PielCanela.

Después de la playa o la piscina, debemos tener en cuenta algunos aspectos para evitar que nuestro traje de bañe se destiña, se vuelva “motoso” o pierda detalles de su pedrería.  A continuación, te dejaré unos truquitos para que tus prendas veraniegas permanezcan intactas por muuucho tiempo. ¿Estás lista? ¿Segura? Vale, vamos a ver de qué se trata

1. Cuidado con el cloro
Si tienes acceso a  la manipulación del agua de la piscina o jacuzzi, revisa frecuentemente su contenido de cloro y procura que sea la cantidad mínima posible, por salud y porque el exceso de este componente puede malograr la licra del traje de baño, su color y su forma.

2. Aléjate de las superficies ásperas
Rozar o sentarse en baldosas o bordes ásperas aumenta las probabilidades de rasgar la textura suave y fina del traje de baño.

3. ¡Ojo con la aplicación de bronceadores y aceites!
Los cosméticos de piscina y playa hay que usarlos con mucho cuidado, teniendo en cuenta no manchar tu vestido de baño. Si esto sucede, asegúrate de enjuagar y lavar el traje de baño inmediatamente.

4. Agua fría después de usarlo
Este truquito ayuda a retirar los excesos de cloro, arena, cosméticos, aceites etc.  Es una rutina obligada antes de lavarlos.  Ten en cuenta no dejarlos indefinidamente en remojo.  Con 30 o 40 minutos es más que suficiente.

5. Qué viva el lavado a mano y el secado natural
Si ya sé que las lavadoras y las secadoras son una súper ayuda y un desembale impresionante, pero no, cuando de ropa delicada se trata, ni la opción de lavado suave sirve, porque los vestidos de baño son prendas súper delicadas, con detalles hechos a mano que se merecen el mayor cuidado, así que después del remojo, lo mejor será cambiar el agua y aplicar jabón para prendas delicadas, lavar con cuidado y tender a la sombra hasta que se sequen.

 6. Bolsas plásticas
Guardarlos mojados en bolsas plásticas hará que probablemente se mezclen los colores o que dañe otras prendas que guardes allí. En lugar de esto, envuelve cada traje de baño en una toalla y de ponerlo en remojo en el menor tiempo posible. Luego una vez seco guárdalo en una bolsa con cierre hermético para conservarlo mejor en tu armario.

 

¿Te gustaron estos consejos? ¡Manos a la obra! A cuidar tus vestidos de baño para el próximo viaje.

Si te gustó este artículo compártelo y enseña a otras chicas como tú a darle el mejor trato a tus Vestidos de Baño PielCanela.

0 comentarios

Dejar un comentario

Todos los comentarios del blog son validados antes de ser publicados

Liquid error: Could not find asset snippets/currencies.liquid